Reflexiones de un socialista por San Valentín. Por Jorge Escamilla

Compañeros y compañeras del Psoe, soy uno de esos afiliados a este partido, que quizás lo sea por herencia familiar, yo creo que lo heredé de mi abuelo, pero con el paso del tiempo, de los líderes de este partido y de la mediatización que he sufrido todos estos años por unas televisiones corruptas y vendidas al Partido Popular, me encontraba un poco “bajito de defensas socialistas”, me encontraba con síntomas vírico-políticos que me hacían estar reticente a mi deriva política. Me encontraba crítico, más bien criticón con todo aquello que mi partido hacía. 

Pero llevo unos días, en los cuales veo al partido socialista muy activo, trabajando para lo que siempre hemos hecho desde que se fundó clandestinamente en Madrid, el 2 de mayo de 1879, y eso no es otra cosa que luchar y trabajar por los intereses de todos los españoles y españolas. 

Quizás estos días me está atacando San Valentín político, ese día en que las parejas de enamorados expresan su amor y cariño mutuamente, en algunos países se conoce como día de los enamorados y en otros como el día del amor y la amistad, pero esta vez en un plan político en mi caso, es decir, quiero volver a sentir por mi partido ese algo que sentía, que me hacía confiar en él, que me hacía vibrar, etc. Y estos días viendo como se está dejando la piel para llegar a conformar un gobierno, llegue o no a conseguirlo, me refuerza en la senda de que apostar por este proyecto vale la pena. También hay que recordar que en este día es común la tradición de regalar rosas a aquellas personas a las que se tiene un afecto especial, una rosa socialista en este caso.


Jorge Escamilla es militante de la agrupación socialista de Martim en Valencia.


  

Leer más

El cómo y el qué para decidir con quién. Por Vicent Sanchis

La sociedad experimenta un proceso de  cambio y transformación profundo. Las recetas de otros tiempos, o bien han quedado obsoletas, o bien ocupan un lugar menos preeminente. Un nuevo tiempo que demanda, no solo nuevas propuestas políticas sino también nuevas formas de hacer y entender la acción política. 


No se trata de prescindir y relegar aquellos valores esenciales, permanente e inmutables que han cimentado el socialismo desde la fundación del partido.  Sino de repensarlos y reformularlos para que su plasmación  en medidas concretas responda a las nuevas necesidades y demandas de una sociedad sometida a un proceso permanente y vertiginosos de cambio. Si un partido no quiere o no es capaz de entender esta realidad y se aferra al pasado, por brillante que este sea y, en el caso del PSOE lo fue en los 80, no tiene futuro.


Los logros sociales y políticos de aquellos tiempos están políticamente amortizados, consolidados e interiorizados como algo propio de la ciudadanía que solo se movilizará ante quien pretenda recortarlos como así ha sido frente a la agresión del PP, entre otros derechos, a la sanidad y educación pública. Tenemos que estar satisfechos y orgullosos como socialistas, pues esa asunción de nuestros valores como propios por la población  significa que hemos tenido, no solo voluntad transformadora sino capacidad para implantarla en la sociedad. 


La nueva realidad exige incorporar nuevas propuestas a nuestro programa político. Soluciones concretas y reales a las demandas de una sociedad más exigente y, particularmente, a los anhelos de unas generaciones de jóvenes formados, con sentido crítico y criterio propio,  y cuya capacidad de intercomunicación  a través  de las redes sociales se produce en tiempo real. Estos nuevos ciudadanos plantean cuáles son sus necesidades y exigencias pero también cómo y con quién pretenden que se resuelvan. El cómo y el qué es fundamental para decidir con quién. Como ciudadanos quieren ser protagonistas de la construcción de su mundo y por ello exigen participar en la toma de decisiones. 


Los socialistas tenemos que sacudirnos el miedo a la apertura para librarnos de la endogamia que impide la circulación de ideas frescas y la incorporación de nuevos activistas como militantes o simpatizantes. Ya no sirve solo proyectar nuestro programa a la sociedad, que también, sino que se impone apostar, sin miedo, por la intercomunicación y la interacción con ese nuevo ciudadano que aspira a ser sujeto activo en el diseño de su mundo.


Por consiguiente, las medidas que propongamos deben ser producto de escuchar a las personas, de contar con ellas y reformularlas con ellas a la luz de aquellos valores permanentes e inmutables del socialismo.


Vicent sanchis fue alcalde socialista en la Pobla de Farnals


  

Leer más

¿Somos un referente social? Por Elena Garcia Domingo

¿Somos un referente social? 

Debemos aceptar el hecho de que la desconfianza ciudadana hacia los representantes y sus instituciones es evidente.Pero esa evidencia en lugar de dejarnos paralizados,nos debe hacer reaccionar.

Los socialistas hemos contribuido y mucho a consolidar la democracia en nuestro país, hemos realizado grandes aportaciones sociales, educativas y culturales, logros consolidados que la ciudadanía ha hecho suyos.
Muchos de nosotros socialistas de corazón y de convicción nos preguntamos que hemos perdido por el camino, en que momento dejamos de ser la ilusión y la esperanza de millones de personas, cuando perdimos su confianza…quizá fue en el momento en que empezamos a no ser coherentes y nuestra acción política contradijo las propuestas que hicimos a la ciudadanía. 

Es cierto que en los últimos 30 años nos hemos enfrentado a múltiples dificultades y a una crisis profunda, pero debemos despertar, volver a lograr la complicidad y la confianza de la gente. Aprovechar nuestra experiencia política, el conocimiento y preparación de las mujeres y hombres de nuestro partido, escuchar a nuestra militancia. ..debemos hacer un gran ejercicio de democracia y liderar el proceso de democratizacion que nos exige la sociedad española. 

Pongamos en alza el socialismo democrático y hagamos una profunda reflexión sobre si lo que decidimos y elegimos dentro del partido está muy alejado de lo que los ciudadanos esperan de nosotros. Si no lo hacemos difícilmente ocuparemos el espacio progresista que dé seguridad y confianza a amplias mayorías sociales.


Elena Garcia Domingo es portavoz de la ejecutiva provincial de Alicante y Ejecuriva Nacional PSPV-PSOE

Leer más

Datos de contacto

c/ Blanqueries, 4
46003 València
622 77 17 56
correo@francescromeu.es

Accesos directos