Bellver en el banquillo de los acusados.

Bellver en el banquillo.

Leo un comunicado en el que Bellver, en su intento de ganar algún espacio político dentro del PP, dice que los socialistas vamos dando bandazos. Entiendo que, políticamente, no le resulte sencillo llamar la atención, pero debería ser un poco más serio, explicar a las y los valencianos en qué consiste su papel político y las líneas reales de acción para sacar a la Comunitat Valenciana del abismo donde la han metido.

Bandazos es cubrir permanentemente a los imputados, aplicar recortes contra los más desfavorecidos, esconder facturas en los cajones, mentir en las cuentas públicas, esconderse ante la opinión pública y no tener un proyecto claro para los valencianos.

Bandazos es no saber si su futuro está en las cortes o en el Ayuntamiento de Valencia, después de jugar con su alcaldesa. Bandazos es hacer discursos de laboratorio vacíos para tener algo que decir y cubrir un espacio ante Serafín Castellano o Rus.

De bandazos el PP no puede hablar. Porque sus bandazos acentúan la crisis que vive el pueblo valenciano. Sus bandazos e inutilidad es nuestra condena.