Que el PP vive, convive, acepta y protege la corrupción es algo que no necesita mucha más demostración, todos los días abren los periódicos con nuevas sospechas y acusaciones.

Lo grave es que no tengan el menor pudor en mantener a subsecretario general y, además, conseller de justicia (que broma) bajo la sospecha de la corrupción del caso Tarongers.

¡Y ellos tan tranquilos!. No solo es que Blasco esté en el grupo mixto, es que debe haber una regeneración integral del PP. No hay más opción que abandonen la Generalitat, que dejen de dañar diariamente la imagen de la Comunidad Valenciana que emprende, intenta programar y desarrollarse aún a pesar de sus corruptos dirigentes del PP

Basta ya de Gürtel, Noos, Bárcenas, Blascos y tarongers que han hastiado a la sociedad valenciana y española. Nos aborrece , nos saturan y nos aburren.

La solución es que se vayan a casa, que preparen las maletas para abandonar no sólo la Generalitat, si no la política, por el bien de todos!