Fragmento de HASTA AQUI HEMOS LLEGADO, El renacimiento de la política para las personas, página 25

“Garantizar el plan de vida con libertad e igualdad. La nueva política exigida tiene que trabajar en pro de garantizar la capacidad de cada individuo para poder hacer su propio plan de vida, para gestionar su proyecto vital de presente y futuro con máxima implicación en la colectividad y en sus decisiones políticas democráticas. Esto nos obliga a anticipar un nuevo esquema de consumo y economía productiva, de crecimiento económico sostenible, respetuoso y comprometido con el medio ambiente, redefiniendo las políticas nacionales e internacionales de redistribución de la riqueza y revisando la legislación fiscal necesaria y los tratados internacionales actualmente en vigor para huir de clientelismos, de sobornos emocionales y de chantajes economicistas.

Esto garantizará herramientas participativas, abiertas, transparentes y colaboracionistas básicas, necesarias y sólidas, eficientes y eficaces, modernas y organizadas para la vanguardia que permitan decidir en libertad, sin condicionantes ficticios o interesados y en igualdad de posibilidades, sin tener que renunciar a la propia opción vital en favor del beneficio rápido de una especulación que ha arruinado al mundo y sus almas.

Es hora de articular una fuerte convicción en defensa de la dignidad, de los derechos humanos y la calidad de vida, la participación y la corresponsabilidad en todo ámbito; es necesario pensar en futuro, en positivo y en ciudadano

20130805-221332.jpg