La dejo la reflexión de Mariano Moreno, compañero de Madrid, coordinador Federal de la Sectorial de Participación ciudadana del PSOE y miembro del Comité Federal. “UN CAMBIO ESPERADO Y NECESARIO”

20130908-095152.jpg

La ciudadanía espera que la Política esté por encima de la economía, interveniendo en el mercado. Esperan acciones con un mínimo de calidad, y nuestro Partido, puede y debe responder adaptándose a esta legítima exigencia para que la sociedad vuelva a confiar en nosotros como gestores de la misma.

Una buena oportunidad será la Conferencia Política de noviembre de este año. Los acuerdos que adoptemos deben responder a las demandas sociales propiciando más participación, mayor transparencia, rendición de cuentas, para concluir en una eficaz lucha contra la corrupción. Además de las reformas institucionales que vamos a plantear desde la oposición, es necesario aplicar los cambios en nuestro propio partido; si no se hace, la ciudadanía, y también la militancia, no confiará en los cambios que proponemos, mostrándonos incapaces de aplicarlos en nuestra propia casa.

Una de las primeras cuestiones que tenemos que abordar es la rendición de cuentas; tanto como promesa electoral, como en la actualidad, en el Partido. Si no cumplimos, la gente no confiará en nosotros. Es muy sencillo, si Congreso tras Congreso del PSOE prometemos, por ejemplo, mejorar la participación y no se lleva a cabo, esto menoscaba nuestra credibilidad. Si como partido con opción de Gobierno acordamos en nuestras resoluciones denunciar los Acuerdos con la Santa Sede, y no lo hacemos, ya podemos proponer cualquier avance en la laicidad del Estado que la gente no nos creerá. Esto hay que hacerlo extensivo a cualquier órgano del Partido. Si una Ejecutiva se compromete en una gestión determinada, por un lado debe rendir cuentas y por otra debe haber mecanismos para sancionar el incumplimiento. Y creo que esto, debe ser extensible a cargos públicos y orgánicos.

En segundo lugar para luchar contra la corrupción son necesarias medidas a nivel de Partido que prevengan estos comportamientos tan dañinos para la Política. Debemos entender que la corrupción es un problema para todos los partidos políticos, lo que afecta a unos repercute en otros; por lo tanto es un problema que hay que atajar radicalmente por todos. Una buena herramienta para evitar la corrupción, es ejercer la transparencia. El Partido debe ser muy transparente en sus acuerdos y posiciones políticas, en sus procedimientos, en sus cuentas, en su gestión tanto orgánica como en la gestión de sus cargos públicos y orgánicos. Es la mejor forma para que nadie pudiera esconderse con fines ilícitos o reprochables socialmente.

En tercer lugar, la participación debe ser otro de los ejes centrales del cambio interno. Este Partido, no puede por sí solo emprender todos los cambios que vamos a decidir en la conferencia. Necesitamos la suma del mayor número de voluntades: más ciudadanía que colabore con el Partido y nuevas estructuras organizativas que permiten la inteligencia colectiva. Por tanto, para atraer esas nuevas voluntades debemos: flexibilizar la forma de colaborar más allá de la militancia, aumentar los mecanismos con los que la militancia y la ciudadanía pueden aportar e influir en las decisiones y en la elección de los y las líderes, y crear estructuras diferentes a las actuales, para organizar mejor la acción política de estas voluntades.

En definitiva, si no somos capaces de acordar y realizar los cambios en el Partido, la ciudadanía no verá que esos cambios los vayamos a realizar en las instituciones y, por otra parte, la militancia que tanta esperanza tiene depositada en esta Conferencia, terminará por frustrarse.

20130907-114148.jpg

  1. Blanca Gonzalez says:

    Todo se resume en recuperar la confianza de los ciudadanos en general y de nuestros votantes en particular. Los tres puntos expuestos en el articulo deberian ser las herramientas de normal uso de funcionamiento en el partido.

Comments are closed.