Una vez más el Gobierno del PP interfiere en nuestras vidas y en nuestros derechos civiles, por lo visto no les es suficiente el retroceso en derechos que hemos vivido durante estos años de Gobierno, sino que ahora pretenden además callarnos y que hagamos las manifestaciones silenciosas desde nuestras casas.

Los recortes en sanidad, educación, pensiones, dependencia… hasta ahora los han justificado con la crisis financiera que vivimos, sin embargo, como ya he dicho en otras ocasiones, lo que realmente pretenden es un cambio de modelo, su modelo, el de derechas.

El Partido Popular ha demostrado una vez más con la Ley de Seguridad Ciudadana que que en vez la España del Siglo XXI, quieren la España de Franco. Esta ley no hace sino que volver a aquellos tiempos en los que manifestarse era un delito, es la Ley de Vagos y Maleantes de Franco adaptada al Siglo XXI.

El Gobierno ha sacado pecho de nuestra Constitución en los últimos tiempos, sin embargo, no la respetan cuando de legislar se trata, pues la Ley de Seguridad Ciudadana probablemente si es aprobada sea declarada inconstitucional por atentar contra los derechos de los ciudadanos a manifestarse.

Los socialistas durante nuestros años de Gobiernos nos hemos dedicado a crear la España de la libertad y la igualdad, ampliando en cada etapa de Gobierno los derechos de los ciudadanos. Nos opondremos a la Ley de Seguridad Ciudadana y haremos lo posible por que no salga adelante, NOS MANIFESTAREMOS ANTE LA PROHIBICIÓN DE MANIFESTARNOS.

20131129-214113.jpg

20131129-214135.jpg

  1. Hola Francesc,

    Quería hacer una serie de comentarios sobre la entrada y la temática.

    Creo que es importante destacar que esta ley, además de ser represiva, representa a su vez un ataque contra el poder judicial y la división de poderes. El gobierno ha ultralegislado en el capítulo de sanciones administrativas para poder implantar la justicia desde el ejecutivo y las delegaciones del gobierno a través de la policía y sus multas. Se han convertido en multables cosas que antes, de ser algo y en algunas circunstancias, podían ser delitos y por tanto necesitaban del aval judicial. Ahora se evita el aval judicial y se quiere repartir multas de discrección sin ningún control y con el único objetivo de amedrentar y sacar de las protestas a la gente que todavía es solvente.

    Además, en esta ley se pueden observar muchas “obsesiones” particulares del PP, como las manifestaciones en día de la jornada de reflexión, la quema de banderas, las ocupaciones de plaza pública, etc. Todo aquello que les molesta como partido ha sido convertido en ilegal, con la excepción de última hora de los escraches.
    Esta ley no la pedía nadie, no la necesitaba el país y no protege a nadie más que a unos políticos incumplidores y a sus adláteres. Legislar sobre una obsesión es lo contrario de lo que hace un gobierno decente.

    Un último apunte: La ley de vagos y maleantes originariamente se hizo durante la II república, lo que pasa es que el Franquismo la amplió y realmente fue cuando se empezó a aplicar de forma masiva y generalizada.

    Yo también escribí sobre este tema:
    http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2013/12/tercer-golpe-la-democracia-por-parte.html

    Saludos,

Comments are closed.