Os dejo este interesante artículo de opinión de Pedro Liebana publicado en Levante-emv

20131207-101756.jpgEDUCACIÓN Y MERCADO

Hasta en la filosofía del papa Francisco está la crítica nacida de sus reflexiones hacía el Mercado, como injusto, y como elemento depredador de las personas. Tampoco sus antepasados que escribieron páginas, ya olvidadas, sobre la doctrina social de la Iglesia. ¿Dónde queda la moral de los católicos de éste país, que siempre han cultivado la formación humanista como una vía integral de la personalidad? ¿O es que la cosa queda relegada solo para la misa dominical? Si reducimos las personas solo a un factor económico de creación, producción o consumo dónde queda el alma de las personas (En el argot evangélico). ¿Volvemos a empezar de nuevo para reflexionar sobre papel de la Educación en la formación de las personas? ¿Hay vida más allá de los parámetros del mercado? Los empresarios y los diseñadores de la economía de mercado desean marcar nuestras pautas en su propio beneficio, porque su interés es maximizar los beneficios y domesticar al cuerpo social a su imagen ¿Es eso lo que queremos? ¿Sólo es ese el fin social de la educación?¿Qué nos ofrecen ahora como la gran oportunidad, como el gran diseño inteligente? ¿La democracia y el mercado están enfrentadas?¿La Educación debe supeditarse al mercado?
Todo éste informe alimentado por el Gobierno conduce a la conclusión de que hay que limitar el acceso a la Universidad? es decir, el estudio va abocado a la conclusión que se desea. Sin duda es conveniente algún ajuste, ¿pero estamos en esa situación de plantear un determinismo explícito? Los incentivos para reorientar la oferta educativa son posibles, deberían ser bienvenidos pero siempre que se haga con incentivos no con prohibiciones, encubiertas o explícitas. Algo me consuela del informe. Al final concluye en que los universitarios encuentran trabajo antes que el resto.