Fabra fue vapuleado ayer en Madrid por su propio partido. Ni consiguió colocar su posición ultra a favor de la ley del aborto ni tampoco la mejora de la financiación, que es lo que más importa a los valencianos.

Fabra es incapaz, y esta incapacidad es letal para los valencianos. Ahora de lo que se trata es de saber si Fabra tiene un plan B, porque hace dos días aseguró que sin esos 1.500 millones la Generalitat era inviable.

Hay que saber qué plan B hay, porque ya ha dicho Montoro que bajo ningún concepto este año va a haber solución a la financiación, lo que supone dejar claro que el Gobierno de España del PP ha girado la espalda a la Comunitat.

Este es un elemento definitorio de la urgente necesidad de convocar elecciones para que surja un gobierno fuerte, potente y capaz de plantar cara a Madrid y buscar una solución para los problemas de los valencianos.

Quien va a pagar finalmente esta situación son los valencianos, con más recortes, como los que están sufriendo ahora con el copago.

Estamos ante la incapacidad absoluta de un presidente que no es capaz de plantar cara y defender los intereses de los valencianos en Madrid.

La Comunitat, con 5 millones de habitantes no puede tener un presidente con esta merma de liderazgo, porque la hunde. Estamos ante un problema grave para los valencianos porque su falta absoluta de liderazgo hace que la Comunitat esté ausente de los grandes debates y de la toma de decisiones, cuando lo que necesitamos es fortaleza y una buena posición en España para salir de la situación en que nos encontramos, que es peor que la de muchas otras comunidades.

20140110-114714.jpg

20140110-114725.jpg