Publicado ayer viernes en Levante-EMV

Existe una realidad que es innegable, protagonizada por la mayoría social que grita “hasta aquí hemos llegado”.
Vivimos un cambio forzado de nuestro sistema de convivencia, en el que se antepone la caridad a la justicia social, en el que la derecha protagoniza el mayor ataque en democracia a nuestros derechos y libertades.
Con sensación de impotencia e indefensión, la sociedad ve perpleja cómo no solo no se les escucha sino que además se les menosprecia. Imbuidos en un estado emocional de desesperación, de falta de confianza y credibilidad en Instituciones y estructuras políticas.
Ante esta realidad caben dos formas de actuar. Ejercer una falsa e interesada superioridad que resta participación y deslegitima el principio de representatividad democrática; sirva como ejemplo la decisión de Cospedal, al reducir representantes del pueblo en su Comunidad. O cabe la acción de trabajar incansablemente por escuchar, por cambiar para fortalecer el lazo, indiscutiblemente necesario, entre representantes y representados. Esta es la decisión del PSOE al aprobar primarias abiertas para la candidatura a la presidencia del gobierno de España. Es, sin duda, no solo una herramienta, un proceso o una acción (llamémoslo como mejor lo entendamos); es claramente un firme compromiso para buscar la complicidad con la gente, para obtener el crédito de la ciudadanía.
Siguiendo el compromiso adquirido por Rubalcaba, se decidió abrir a todos los territorios la posibilidad de celebrar primarias abiertas en clave autonómica.
Y ésta es la primera de las tres razones que me alientan a sumarme al equipo de Ximo Puig.
Como Secretario General de los socialistas valencianos cumplió con la palabra dada al solicitar primarias abiertas para elección de presidencia a la Generalitat Valenciana. Ha provocado con esta decisión que la organización abra sus puertas, que salgamos de nuestras agrupaciones socialistas para rehacer el indispensable pacto con la ciudadanía.
La segunda razón se sustenta en el equipo formado por la actual dirección del PSPV. Un equipo que ha retomado con ilusión el espíritu socialista de elevar los problemas de la ciudadanía a máxima prioridad; siendo azote de la oposición y preparándose para gobernar.
Mi tercera razón, implícitamente unida a la anterior, refiere a la nueva mayoría social que nos otorga la confianza para cambiar de color la Generalitat. Es la oportunidad de comprometemos con nuestra tierra, de cumplir con nuestro fin: el de gobernar para transformar en positivo y situar a las personas, a las y los valencianos, como la prioridad.
Por el compromiso adquirido y cumplido al celebrar esta experiencia democrática, por el equipo fuertemente consolidado desde la dirección y por la clara oportunidad de gobierno socialista en la Generalitat Valenciana me sumo al equipo de Ximo Puig como Presidente.
Por último dar la enhorabuena a todos los compañeros y las compañeras socialistas por la labor realizada y expresar el profundo respeto a las candidaturas presentadas, e invitar a que el día 9 de marzo sea un verdadero ejemplo de democracia participativa.

20140307-105628.jpg

20140307-105636.jpg

20140307-105652.jpg