Es importante votar en las elecciones europeas porque el poder que ejerce el Parlamento Europeo sobre los Estados Miembros, cada vez es mayor y afecta por tanto a todos los ámbitos de la vida cotidiana como la economía política, la agricultura, empleo juvenil, derechos humanos, mercado hipotecario… Por ello con nuestro voto estamos decidiendo la orientación política del futuro de todos los ciudadanos europeos.

Debemos destacar que erróneamente la gente piensa que las políticas se adoptan proceden todas del Gobierno central y se elaboran en Madrid. Nada más lejos de la realidad porque aunque muchas de las medidas que se establecen en España son sólo de aplicación interna, alrededor del 80% de las leyes que afectan a cada uno de los 28 países comunitarios, entre ellos España proceden del Parlamento Europeo. Por ello nos interesa tener un Parlamento Europeo que mire por todos y que no restrinja derechos de las personas, que legisle para ellas y no por ellas. Con nuestros votos defendemos unos valores conjuntos que están por encima de las diferencias

Ser europeo hoy en día va más allá de lo que lo significó para nuestros padres, porque supone tener un marco único, conjunto y consolidado de valores y principios comunes como el estado de derecho, la paz, las libertades fundamentales… y es por ello que los jóvenes tenemos que proponernos la ambición de trabajar por tener una mejor Europa intentando aparcar las diferencias que benefician a unos países por encima de otros. Ejerciendo nuestro derecho en las europeas estamos dibujando las líneas sobre las que queremos que esa Europa crezca.

Tal y como se presentan las cosas en la actualidad, el cambio empieza por Europa. Si queremos que España se oriente hacia una vía de libertad y prosperidad en la que se tomen las medidas que empiecen por derribar esta crisis y este sistema capitalista ahogador, tenemos que votar en las Europeas. Pensemos que si en las europeas no ejercemos nuestro derecho al voto, y le damos vía libre a la derecha para que gobierne también en Europa las medidas pueden ser caóticas, porque el filtro de Europa también será de derechas. Pero si votamos, y ganamos ese filtro de consentir a la derecha que haga lo que quiera en Europa y en España se acaba. Y se acaba proponiendo medidas en Europa que obliguen al gobierno interno, muy a su pesar, a acatar y cumplir.

Necesitamos que Europa tenga un aire fresco y nuevo que restrinja a la derecha de hacer y deshacer a su antojo, que se preocupe por los ciudadanos y que deje de acudir a lo que es, por lo que debería ser, por legislaciones que más que acercarse a una moralidad se acerquen a las necesidades de la sociedad del siglo XXI.

20140411-222015.jpg

20140411-222027.jpg

20140411-222039.jpg