HACIA UNA NUEVA EUROPA
por Jorge Donaire, secretario de organización de Hortaleza, Madrid

La Unión Europea nació con el deseo de acabar con los encarnizados y frecuentes conflictos entre países que habían culminado en la Segunda Guerra Mundial. En nuestro caso particular, la adhesión de España a la Comunidad Europea supuso una enorme transformación política, económica y social, entre otros motivos por la cantidad de fondos regionales y de cohesión que aceleraron nuestro desarrollo.

Originariamente el Parlamento Europeo se constituyó como una asamblea de carácter consultivo pero hoy en día es imprescindible para establecer las leyes de la Unión. Además, se trata de la única institución comunitaria que se reúne y delibera en público, la única que es elegida de manera directa por todos los ciudadanos y todas sus decisiones influyen directamente en el conjunto de la ciudadanía europea. Alrededor del 70% de las leyes que afectan a los 28 estados miembros se deciden en el Parlamento.

Actualmente existe una mayoría conservadora tanto en el Consejo, la Comisión y en el Parlamento Europeo. Esta mayoría de derechas ha hecho una gestión de la crisis que ha provocado la asfixia de los países más endeudados y el empobrecimiento de las familias. Es por ello por lo que Europa necesita una mayoría socialista y socialdemócrata que nos haga abandonar estas políticas conservadoras basadas en el austericidio y los recortes. Europa necesita una mayoría socialista que cambie las prioridades y estrategias, que gire hacia el crecimiento y la creación de empleo, que apueste por las libertades y los derechos sociales y que acabe con los paraísos fiscales.

Se trata de unas elecciones trascendentales para Europa y para España, al ser la primera vez que el Parlamento elegirá al Presidente de la Comisión Europea. Las próximas elecciones tendrán más influencia que nunca, todos los europeos tendremos con nuestro voto la posibilidad de cambiar el rumbo de Europa y retomar que las decisiones sean tomadas por las instituciones europeas y no por un único gobierno de un país.

La socialdemocracia europea se encuentra cohesionada. La salida de la actual crisis económica y social sólo puede realizarse a través de la socialdemocracia, con políticas de estímulo, solidaridad, igualdad y cohesión social. Es la primera ocasión en la historia de la Unión Europea que el Partido de los Socialistas Europeos concurre con un candidato común para defender que otra Europa es posible y que hay que situar a las personas en el centro de la toma de decisiones. Todos los socialistas y socialdemócratas aprobaron presentarse a las elecciones a la Eurocámara con un Manifiesto electoral único, centrado en priorizar la creación de empleo, relanzar la economía, establecer que el sector financiero esté al servicio de los ciudadanos y de la economía real, promover la influencia de Europa en el mundo, luchar por una Europa más social, garantizar y mejorar los derechos de las mujeres y la igualdad de género, fomentar políticas de integración de la inmigración y de lucha contra el tráfico de personas, garantizar la seguridad de los ciudadanos, la defensa de los consumidores, promoción de la democracia y la participación de la ciudadanía europea, protección del medio ambiente, etc.

Nos encontramos en un punto de inflexión y nuestro voto es decisivo. Tendremos que decidir si queremos una Europa socialista, progresista y europeísta o una Europa conservadora, inmovilista y euroescéptica. Una Europa social que defiende los derechos y las libertades de los ciudadanos o una Europa de recortes sociales y precariedad.

Jorge Donaire
Secretario de Organización y Vocal del Grupo Municipal Socialista de Hortaleza (Madrid)

20140428-160243.jpg

20140428-160300.jpg