Elecciones Europeas: La importancia de apostar de verdad por la ciudadanía.

20140505-123611.jpg

Estos días están siendo convulsos y de especial relevancia en la prensa, con razón, de las elecciones europeas que ya asoman a la vuelta de la esquina. Y, en ese sentido, podemos ver como unas y otras fuerzas políticas arremeten de forma salvaje entre sí como si se tratase de un partido donde ellos ganan o pierden.

Los socialistas, en cambio, pensamos que aquí quien gana o pierde es la ciudadanía. Una ciudadanía que con su voto nutrirá una representación a nivel europeo que repercutirá, y cada vez lo hace más, en su vida cotidiana. La elección, a mi juicio, es simpl: Se trata de fortalecer una Derecha egoísta que ya moría en toda Europa o mantener una Izquierda viva y social que apuesta por los derechos sociales y su extensión y ejecución a lo largo y ancho de Europa.

Los socialistas hemos apoyado, y con nuestro voto sacado adelante, el informe de Lunacek que establecía rutas de acción contra la discriminación en cualquier supuesto por razón de orientación sexual. Valor que ya habíamos defendido a nivel estatal, y que en el 2005 le dábamos todo su sentido desde la institución matrimonial, mediante la LO 13/2005, equiparando los Derechos Civiles de las personas LGTBI para con aquellas cuya orientación sexual se cataloga como «heterosexual».

Pero volviendo a Europa, como ya les decía, dicho informe resultó adoptado por 394 votos a favor, 176 en sentido contrario y 72 abstenciones. Y uno de esos votos negativos venía de la mano de Jaime Mayor Oreja, demostrando que el Partido Popular prefiere estar con la Derecha ultraconservadora europea y no con la ciudadanía -nuevamente-.

Hemos estrechado, mediante ese documento, una modificación sustantiva de cara a documentos de ámbito internacional. Especial mención de los procesos de «ejecución y reconocimiento» matrimonial entre distintos Estados. Los socialistas hemos pasado de defender la igualdad civil de los homosexuales en nuestro propio país a defenderla más allá de las fronteras, haciendo que esos derechos luchados a capa y espada sean reconocidos en otros países de la Unión Europea.

Allá donde el mayor acto de visibilidad LGTBI era sancionado -el día del orgullo- se procurará garantizar que no lo sea. En colaboración con la Organización Mundial de la Salud, también se está trabajando para que deje de ser tenida en cuenta la transexualidad como una patología mental. Y ante el Consejo Europeo se ha dispuesto los trágicos datos de suicidios de personas LGTBI y agresiones a las mismas, forzando a una actuación inmediata.

En definitiva, los socialistas hemos “destrozado” los armarios a petición de los ciudadanos. Hemos dado un paso al frente en Europa, ayudando a que muchas personas puedan desarrollar su personalidad y su correspondiente orientación sexual sin miedo, bajo la protección de los Estados Miembros que se comprometen a velar por todos los ciudadanos para que estos sean iguales ante la ley, tengan los derechos sociales inherentes a un estado social y un sistema sanitario que rivaliza con el estadounidense.

Yo el 25 de Mayo tengo claro que apostaré por los socialistas. Porque en estos tiempos tan aciagos para la sociedad española, necesitamos que haya una Europa Social y comprometida que dé cuatro tirones de orejas al Gobierno y los obligue a comprometerse a seguir el hilo europeo: Estados Sociales y de Derecho donde no cabe la discriminación, donde lo principal eres tú, aquel, el otro y el de más allá. Donde importamos todos y cada uno de los ciudadanos y nuestro bienestar a todos los niveles.

Ángel Elias Diaz es Coordinador Provincial de LGTB de Huelva

20140505-124623.jpg

20140505-124649.jpg