IMG_2651.JPG

Entre las nuevas e interesantes propuestas que ha lanzado el flamante secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se encuentra la de despolitizar la instituciones, o “descolonizar” utilizando la palabra usada por el líder socialista. La idea sobre la que Sánchez trabaja, es evitar la apariencia de reparto de los órganos constitucionales que son renovados por el Parlamento. La medida, en principio, afectaría al Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y la Junta Electoral Central. A ellas yo añadiría la figura del Defensor del Pueblo y la del Tribunal de Cuentas sobre todo tras conocer el escándalo de nepotismo, de amigos y familiares, revelado hace unas semanas por el diario El País.

Además, algunas de estas instituciones, debido a la compleja estructura del estado autonómico, redundan en la duplicación funcional, como son los entes del Síndic de Greuges o Síndic de Comptes. Estos son dos casos en los que abogaría directamente por la disolución, más cuando uno sabe por fuentes directas, que estas instituciones sirven para enchufar familiares, en este caso políticos, o pagar servidumbres prestadas, obviando el mérito y el currículo, o el perfil jurídico que un asesor técnico del Síndic de Greuges, debería tener, póngase el caso. Una solución hubiere sido hace tiempo, la misma valoración técnica o la contratación o por la convocatoria de unas oposiciones, pero como es casi seguro que no se va a hacer así, me confirmo en mi propuesta de la desaparición de estos dos entes autonómicos.

La figura del Defensor del Pueblo hace innecesaria la del Síndic: sus resoluciones mucho más contundentes y rápidas lo han demostrado. El Defensor del Pueblo debe ser independiente de los partidos políticos, y para ello nada mejor que sea elegido por sufragio universal y directo. Lo mismo con las cuentas, pueden ser fiscalizadas por un Tribunal único, donde sus miembros igualmente no puedan ser nombrados por los partidos, habilitándose más mecanismo de control popular, incluso jurados populares de fiscalización.

Volviendo a la propuesta concreta de Pedro Sánchez, la despolitización de los órganos de justicia, es una asignatura pendiente en España desde hace 30 años. Alfonso Guerra ya advertía en los ochenta que “Montesquieu había muerto”, seguramente se le interpretó mal, como casi siempre. Se refería a la escasa o nula separación existente entre el poder político o el judicial que se había implantado en España. De especial relevancia es el órgano gobernador de los jueces, Consejo General del Poder Judicial, cuyo nombramiento de sus miembros se realiza por el pacto de los dos grandes partidos, lo cual lleva inevitablemente a la politización de este órgano hasta el punto de que hace poco nos tuviéramos que enterar que el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, estuviera incluido en el listado de donantes y afiliados del PP entre 2008 y 2011.

La idea de Sánchez se basa en esta evidencia, y en la de que nunca como ahora estos organismos han tenido al frente a tantos ex militantes del partido que gobierna: la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, exdiputada del PP o la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, también exdiputada, otros dos ejemplos. No piensen que la reforma es imposible, complicada sí, pero hay fórmulas para hacerlo. La propuesta sobre la que trabaja Sánchez supone que esos nombramientos se hagan tras un proceso que incluya un plazo de presentación de candidaturas por parte de los interesados. Por ejemplo, en el caso del gobernador del Banco de España, hay precedentes en otros países, como en la elección del gobernador del banco de Inglaterra, que se hizo tras abrir un plazo para la presentación de candidaturas. Es hora de devolver el crédito necesario a las instituciones públicas, la ciudadanía nos está mirando, y las propuestas de Pedro Sánchez en el cual confío mucho, son valientes y van por el buen camino. Adelante.

César Sampedro Sánchez.
Doctor en Historia y ejecutiva local PSPV-PSOE Alicante