IMG_3201.JPG

Sociedad y urbanismo.

Teniendo en cuenta el abuso acontecido en los ultimos años, cuando oímos la palabra “Urbanismo” en la cabeza nos aparecen burbujas inmobiliarias, destrucción de nuestro entorno,….

Pero el urbanismo es algo muy alejado de todo eso, es la forma en la que creamos ciudad y creamos la forma de vivir de los ciudadanos.

Desde 1999, existen directrices europeas, cada vez más claras y contundentes, sobre la necesidad de que cuando se cree ciudad se haga de una manera sostenible.

Y, ¿qué es un modelo de ciudad o pueblo sostenible?, pues es aquel que une evolución con cohesión social y con el cuidado medioambiental.

Desde el punto de vista de que crear ciudad no es lo mismo que hacer miles y miles de viviendas, si no que es pensar como queremos que los ciudadanos convivan y desarrollen su vida de la manera más confortable, existe una área en ese proceso de crear que hasta ahora no se ha tenido muy en cuenta a la hora de la actividad urbanística: la cohesión social.

No hace falta explicar que la base de una convivencia tranquila entre todos los ciudadanos es que no exista discriminación, y que todos tengamos las mismas oportunidades. Y sabemos que el resultado de esa convivencia tranquila es una mayor sensación de felicidad y de seguridad.

Entonces, ¿por qué seguimos diseñando ciudades segregadoras?, ¿por qué seguimos pensando de forma claramente diferenciada en zonas de viviendas unifamiliares aisladas (chalets), y en zonas de viviendas con algún tipo de proteccion?

Cada vez se hace más urgente el tomar medidas desde la parte política y las administraciones para no seguir favoreciendo una sociedad a dos velocidades.

Tal vez una planificación en donde se analice por áreas las posibles desigualdades generadas o que se pueden generar, y a partir de ahí establecer las medidas correctoras, podría ser parte de la solución. Y dentro de esas medidas correctoras hay dos que son básicas:

1.- La creación de áreas poblacionales de dimensión similar a un sector urbanístico estándar, en donde coexistan todas las tipologías edificatorias.

Teniendo el espacio de cohesion creado es más fácil aplicar planes de apoyo que favorezcan la integración entre mayores, jóvenes, familias con nivel adquisitivo alto o bajo, inmigrantes, …

2.- Establecer como condición obligatoria y prioritaria la construcción de los equipamientos educativos necesarios.

Si existe una herramienta clave para la cohesión social de una ciudad: la educación. Por lo que no tiene sentido que se construyan los centros educativos lo último o no se mantengan o adapten de forma correcta. Cuando las familias ya tienen derivados sus hijos e hijas a otros colegios que no son cercanos porque las infraestructuras educativas no existen o no son suficientes, la integración social es prácticamente imposible simplemente porque no existe la suficiente interacción.

Teníamos los valencianos una oportunidad de empezar a trabajar y crear ciudad de acuerdo con el MODELO EUROPEO DE URBANISMO, generando políticas y legislación que favoreciesen de forma clara la integración social, y no seguir creando espacios de ricos o pobres, jóvenes o mayores,…..y esa oportunidad era la nueva Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje.

Esta nueva Ley deja la tan necesaria cohesión social en una mera declaración de intenciones, lo justo para cubrir el expediente.

Otra oportunidad perdida.

Carmen Sánchez Mazón es miembro de la comisión ejecutiva provincial del PSPV-PSOE de Alicante