En estos momentos de inicio de la campaña electoral, me viene a la memoria uno de los que para monja sido, sin duda, el mejor alcalde socialista de la cuidad de Valencia: Ricard Pérez Casado

Más allá de que Ricard sea amigo mío y fuera compañero de escaño en las cortes generales, no puedo dejar de reconocer que supo hacer, proyectar, transformar y modernizar nuestra ciudad sin olvidar en ningún momento “la ciudad de las personas”. Como el bien me dice, en nuestros valores y raíces están las personas, siempre las personas como máxima prioridad.

Ahora que los socialistas hablamos de “hacer”, hay que recordar lo que sabemos, lo que hicimos y lo que significaron los gobiernos socialistas. Nuevos proyectos, nuevas propuestas, pero fomentadas en nuestros valores y raíces siempre socialistas.