Habrá quien vea como una temeridad que el Vicesecretario General de la federación de un partido pida, a alguien que recientemente decidió que debía militar menos y meditar más, analizar el estado del éste. O no. Quién sabe. Tal vez precisamente ahí se halle la respuesta: en preguntarle a los que algún día creímos y hoy engordamos las listas del desencanto. ¿Qué debe hacer el PSOE para enderezar su rumbo y volver a ser referente?


Reflexiono desde el punto de vista de las mejoras orgánicas necesarias tratando ser menos filósofo de lo que me gustaría, más militante de una causa de lo que querría ser y más claro de lo que a priori me parece posible. 

1. Volver a ser partido: a ojos del electorado, en términos sistémicos y en de socialización

El PSOE necesita, en primer lugar, recuperar su esencia de partido puesto que, en el intento de adaptación de las estructuras de partido a los nuevos tiempos y demandas, podría llegar a dar al traste con 136 años de historia. Tresson los elementos fundamentales que señalaré: (1) la necesidad de volver a comportarse como partido a ojos del electorado, (2) engrasar sus mecanismos de transmisión de demandas internas para optimizar sus tiempos de reacción –sin caer en la trampa de la inmediatez– reduciendo el ruido en los mensajes y (3) pensar en el largo plazo en los mismos términos que lo hace respecto a la sociedad, es decir, en el sentido de favorecer la formación de sus bases (su base ciudadana como sistema político autónomo). 


1.1. Volver a comportarse como partido a ojos del electorado

Un partido ha de caracterizarse por su cohesiónpor su imagen de efectividad como instrumento. Ya lo dijo elque actualmente es, como presidente del Congreso de los Diputados, la tercera autoridad del Estado español (Patxi Lopez): “toda esta especie de espectáculo que estamos dando públicamente, me parece lamentable (infoLibre)No se trata de segar el disenso, sino de poner los medios para apaciguarlo y hacer pedagogía en pro de la convergencia de acción en pos de un proyecto común


Una de las claves para resultar un partido de fiar para el electorado pasa por mostrarse como una organización unidacompactaEl electorado penaliza la división interna de los partidos políticos (ver, p.ej. Clark, 2009), pero también el descontrol de las facciones internas de un partido puede tener graves efectos en la estabilidad de un Gobierno (Drukman, 1996) o de la propia organización partidista (Mutlu-Eren, 2011). Los barones, baronesas y demás cargos (y ex cargos) relevantes del partido hacen un flaco favor al mismo cuando se empeñan en escenificar públicamente la disputa. Es posible que terminen por cortar la rama que les molesta, pero lo harán, muy posiblemente, a costa de derrumbar el árbol que loscobija. Quien invierte –ya sea dinero (como el bróker) o recursos políticos (como la ciudadanía) apuesta casi siempre por la certidumbre en su elección. Apostar porriesgo es siempre excepcional (como actualmente con Podemos). Es pura teoría de la elección racional.


1.2. Optimizar los mecanismos decanalización para reducir los gaps internos.

Existen múltiples gaps, grietas entre sociedad, militancia, dirección orgánica (comités ejecutivos) y representantes en asambleas y gobiernos. Aquí me limitaré a diagnosticar las fracturas comunicativas que observo desde la concepción del partido con una cadena (“sistema” en términos de Easton, 1965) con inputs, mecanismos y resultados.


• Sociedad-militancia

La militancia es, por norma general, sensiblemente distinta a la sociedad a la que aspira a representar (en el caso del PSOE, principalmente por el sesgo de edad que tiene y por el perfil de sus militantes). Esto no es necesariamente malo, pero el Partido Socialista debería plantearse seriamente si este modelo es estable, es decir, si dentro de 10 años será capaz de atraer a esos jóvenes que hoy le rechazan. 

Pero el problema de desconexión con la ciudadanía no es tan fundado como parece. El partido está notablemente conectado a ésta. De hecho, a nivel de base es uno de los partidos que mayor base de militancia tiene; que, pese a todo, su conexión con uno de los sindicatos mayoritarios es innegable; que ha coprotagonizado, apoyado y potenciado las mareas; y que en cuanto a simpatía del electorado no está negativamente valorado


Así, el verdadero problema no es que sus bases esténdesconectadas de la sociedad. El verdadero problema es que (1) la dirección orgánica e institucional a duras penas escucha a sus bases y (2) los cargos institucionales (gobierno u oposición) atienden sólo discrecionalmente a todos los cargos no ejecutivos (léase secretarías de inmigración, de medio ambiente, igualdad, formación, etc.) que raramente entran en las instituciones. Habría que estudiar cuántos de esta lista de cargos ejecutivos del PSPV realmente son escuchados en la Generalitat Valenciana. Y qué decir de la sordera activa practicada desde los partidos políticos hacia las Universidades. ¿Qué hay de aquel PSOE enraizado en las Universidades?


• Militancia – dirección

En los partidos políticos la comisión ejecutiva no suele ser significativamente diferente a su militancia más allá de las diferencias consustanciales entre élites y bases tan estudiada en la Ciencia Política. El problema real es la falta de acceso directo del militante al cargo electo. ¿Por qué un militante de base no tiene un acceso pautado y directo a su dirección regional o (si me apuras) federal? Es un error. Es como si el tejido dactilar de un cuerpo no estuviera conectado al correspondiente sistema nervioso que conduce al cerebro. De ser así, sin duda hablaríamos de enfermedad.

Un partido municipalista y de masas que tan sólo permite a sus municipios/bases comunicarse con los estratos superiores (tanto a nivel territorial como jerárquico) en base a congresos y delegados, puede considerarse un partido enfermo puesto que lastra de partida la voz de su elemento troncal: sus bases. En este sentido, la militancia directa recientemente implementada, así como las organizaciones sectoriales y grupos de la diversidad potenciados últimamente, son pasos importantes. La figura de representación/ejecución en el área de Movimientos Sociales será crucial como lo fue Pedro Zerolo.


• Dirección orgánica – representante/gobernante

Sin menoscabar la libertad de todos como individuos, entiendo que el partido peca de sobredimensión de sus cargos institucionales frente a los orgánicos.

Como en cualquier sistema político, los partidos deben estar basados en un equilibrio según el cual una parte haga de contrapeso a otra en busca del término justo. Y en el caso del PSOE (y muchos otros partidos), sería necesario mejorar los mecanismos de comunicación de las distintas direcciones ejecutivas territoriales del partido (de todos sus miembros y sin importar el peso político de los mismos) con sus representantes/gobernantes, según se esté en la oposición o se gobierne. ¿Es de recibo que algunos de los componentes de los órganos de partido no puedan nutrir de sabia ideológica (desde el partido, no desde cargos institucionales) a sus diputados y diputadas? No lo creo. Y si lo hace, es inevitable que repercuta negativamente.


Es común en éste y otros partidos políticos que las peticiones de base se pierdan por falta de mecanismos que aseguren que los órganos de dirección del partido (mejor conectadas con sus bases) puedan fiscalizar e influir en las tareas legislativas y de gobierno del partido. Los partidos, absorbidos por la tarea legislativa o ejecutiva en las instituciones (según se esté en gobierno u oposición), se olvidan habitualmente de seguir legislando y ejecutando en su interior, cometiendo, así, un grave error. Y el PSOE no es una excepción


1.3. Apostar por la educación de sus basesrevalorizar la formación para impulsar el progresismo

No propongo volver al tradicional concepto del partido que copa la vida de sus militantes desde el nacimiento hasta la muerte. En una sociedad eminentemente individualizada (ver p.ej. Beck, 2002), acaparar la vida de sus militantes no es ni posible ni recomendable. No obstantees necesario de que el partido vuelva a ser agente de formación más allá de esporádicas escuelas de JuventudesPara convertir al partido en una máquina óptimamente diseñada para la transmisión de demandas y la comunicación pública de su labor de escucha activa y reacción política ante la realidades necesario que se revalorice la formación dentro del partido. El término militante debe recuperar su pleno valor como luchador formado para la causa.

El cierre de la Fundación Ideas, la decadencia del resto de fundaciones anexas o simpatizantes al partido, el minúsculo peso relativo de las secretarías de formación en todos y cada uno de los niveles del partido, así como la notable ausencia de referentes culturales y académicos en la órbita de la organización, son consecuencia –si no causa– del avance a trompicones, el déficit de capital humano intelectual, la bajeza de miras y la falta de definición de un discurso alternativo al liberal más allá del basado en recuperar lo perdido y en evitar que nos recorten. ¿Es eso progreso? 


Un partido progresista cuya única bandera diferencial es la de recuperar lo perdido, raramente podrá alzarse por encima del resto. ¿Qué ha sido de esa sana ambición de ser los primeros en…? La primera diputada negra del parlamento ha sido de Podemos; en la actual legislatura, los diputados minusválidos que han accedido a las Cortes Generales, y los primeros que conozcoson de Podemos; ylos polémicos jóvenes con rastas –reflejo de una parte de la sociedad (ya tardaban en llegar)– también son dePodemos. La batalla por la representatividad descriptiva hemos empezado a perderla… ¿Nos conformamos con eso?


Fernando Ntutumu Sanchis es politólogo