Siento tristeza que los tacticismos se antepongan a la altura política que necesita este país mas allá de los intereses partidistas.

Esto hace que se pierda credibilidad en la política y que ésta se convierta en un circo, en una escenografía burda de ruido e imágenes absurdas que insultan a las instituciones democráticas  y a la ciudadanía.

Espero que la sociedad tome buena nota de quien es quien, y que hace y busca cada uno. Veremos estos días…

Pero como dice Pedro, por nosotros no va a quedar formar el gobierno del cambio.