El Partido Socialista se encuentra en un momento muy difícil. Todos coincidimos en que cada vez que hay elecciones el porcentaje de votos que obtenemos es menor. ¿Qué ha pasado? El escenario político en que nos encontramos ha ido transformándose hasta llegar a tener que confrontarnos con tres formaciones políticas en lugar de una como ha venido siendo habitual.

Alguno de estos nuevos partidos ha sabido llegar a nuestros votantes con promesas que está claro que no piensan cumplir, además de que estos votantes se han sentido desencantados con nuestras actuaciones en los últimos años. Y no debemos conformarnos con pensar que nos han quitado los votantes con sus artimañas, nosotros hemos tenido mucha culpa. 


En primer lugar creo que hemos confundido nuestra libertad de expresión dentro de los diferentes órganos del Partido con expresar nuestras opiniones en cualquier lugar, y si hay un micrófono delante y medios audiovisuales mejor, pues así influimos en los militantes de base. Yo creo que todos, desde el más cualificado dirigente hasta el militante más humilde, hemos de tener claro que tenemos órganos donde expresar nuestras ideas y opiniones y donde decidir, y lo que allí se decide se respeta. TOSDOS LOS AFILIADOS Y AFILIADAS SOMOS IGUALES Y DEBEMOS SER IGUALES.


Y tenemos una oportunidad para hacer ver esta igualdad, eliminar el privilegio del aforamiento. Todos vamos a tribunales ordinarios excepto los privilegiados aforados, hagamos desaparecer ese privilegio.

En segundo lugar  otra de las actuaciones que han ayudado y mucho a situarnos en esta situación está el olvido a que se ha relegado a los militantes. No basta con consultarles cuando hay periodos precongresuales o elegir mediante primarias a nuestros líderes o candidatos. Esto puede llevar a la desmovilización de militantes y simpatizantes. Los votantes y militantes han de tener colectivamente un papel definido y satisfactorio en la definición de las políticas.


Las casas del pueblo, las asambleas deben recuperar su papel de lugar de aprendizaje colectivo y de acuerdos sobre políticas y actuaciones. Si tenemos en cuenta que uno de los principios en que nos basamos los socialistas es la SOLIDARIDAD, y que hay muchos vecinos y vecinas nuestras que tienen muchas necesidades, podemos convertir las casas del pueblo en lugares donde les ayudemos dando cursos de inglés, de informática, de pintura, ayudando a niños y niñas que necesiten refuerzo, a personas de otras nacionalidades a aprender valenciano o castellano….. Todo realizado por militantes voluntarios. 


Como he dicho antes TOSDOS LOS AFILIADOS Y AFILIADAS SOMOS IGUALES Y DEBEMOS SER IGUALES. Y nuestro Partido debe ir superando unos hábitos burocráticos y autoritarios, de modo que se vayan creando redes sociales del Partido que no funcionen bajo la orden o control, sino compartiendo valores y objetivos.

Nuestras casas  del pueblo deben ser órganos de participación y debate y sus miembros han de tener claro que sus ideas y conclusiones son tenidas en cuenta y llegan a todos los niveles del Partido.


Todo  esto debe ser asumido con rigor y valentía por toda la organización, de manera que los militantes y simpatizantes percibamos claramente y sin ambages que de verdad somos tenidos en cuenta siempre y no únicamente en ciertos momentos.


Juan José Campayo es militante de la agrupación socialista de Sedavi