Los resultados de las elecciones autonómicas de mayo de 2015 fueron, como todo el mundo sabe, una catástrofe para el socialismo valenciano. Pérdida de votos y escaños en las Cortes Valencianas que se taparon rápidamente con “el pacto del botánico”. Pacto que nos ha llevado a un gobierno de mestizaje que no ha conseguido, a la vista está, que l@s socialistas volvamos al liderazgo político en la Comunidad Valenciana.

Tras el fracaso electoral autonómico, una nueva sacudida en las elecciones generales del 20 de diciembre nos dejaron temblando, resultados que según nuestro Secretario General fueron “unos resultados honorables”. Este fracaso electoral se intentó tapar nuevamente con un pacto de “Entesa Valenciana” con Compromis, Podemos e IU, pacto que no fue aceptado ni dentro ni fuera del socialismo valenciano.

Hoy tras el 26 de Junio, una nueva sacudida electoral ha dejado al socialismo valenciano en el 20% del voto y muy lejos de ser la primera fuerza progresista de la Comunidad. Ahora imagino que eso se tendrá que tapar culpando a otros, a Madrid, a Pedro Sánchez o a la constelación de astros.

Lo cierto es, en vista de los resultados electorales, la anulación y estancamiento del partido y que nuestra ausencia política es evidente y alguien, de una vez por todas, debería asumir responsabilidades.  Y ese es el actual Secretario General que con el cargo lleva la carga. Sinceramente creo que no debería optar a la Secretaría General y sí dejar paso a nuevas formas de ver y entender la política y facilitar con su marcha un nuevo liderazgo que dé respuestas y nuevas expectativas al socialismo y a la sociedad valenciana.

Este artículo fue publicado ayer en el Facebook de Elena Garcia Domingo que es Portavoz de la Ejecutiva Provincial de Alicante y miembro de la Ejecutiva Nacional del PSPV-PSOE.