Después de los resultados del PSOE en las pasadas elecciones generales del 26J en nuestra Ciudad, ver que la valoración desde la dirección del grupo socialista en la ciudad, es que hemos pasado de la cuarta fuerza política a la tercera por la labor municipal, me parece sino descabellado, algo frívolo. Y encima lo venden como un logro, cuando nosotros aspiramos a ganar siempre las elecciones.

El PSOE históricamente ha obtenido siempre mejores resultados en las Elecciones Generales que en las Municipales y Autonómicas. Querer aprovechar este comportamiento habitual del electorado es hacer un análisis intencionado para tapar las carencias del Partido en Valencia y la invisibilidad que tenemos en el gobierno municipal, por cierto gobierno que lidera otro partido.

Es más, si hoy somos la tercera fuerza política de Valencia, es más una labor de nuestro candidato Pedro Sánchez, que de la rentabilidad por formar parte de un gobierno municipal de otro, en el que pasamos desapercibidos para la ciudadanía.

Análisis se han hecho de todos los colores y de todas las formas pero lo cierto es que desde 1983, que ganamos con mayoría absoluta en las municipales con 186.492 votos y un 49,07%, hemos ido retrocediendo en apoyos, hasta llegar a los 57.981 y un 14,07% en las últimas elecciones municipales de mayo de 2015. Nuestro retroceso electoral ha sido proporcional al crecimiento de la Ciudad.

Esta claro que esta circunstancia nos debería haber llevado a una profunda y seria reflexión, cosa que no ha ocurrido. Se han escudado en el retroceso del Partido en las grandes ciudades, hablando de un cambio sociológico de las mismas, y del que Valencia no era ajena. Evidentemente la ciudadanía ha ido cambiando, pero eso no es óbice para reconocer que nosotros como Partido hemos ido perdiendo presencia y visibilidad pública, y en este momento en el que formamos parte del gobierno municipal con solo cinco concejales y concejalas, donde el alcalde es de otro partido; nuestra visibilidad es todavía menor de la que era, y la rentabilidad de nuestra gestión, si la hay, es para otro.

Tenemos  la necesidad de una mayor y mejor presencia pública, más visibilidad. No podemos ni debemos quedar diluidos en la gestión municipal. El Partido es quien debe marcar las políticas que se han de realizar día a día en las áreas de las que hoy tenemos la responsabilidad de la gestión. Un partido que establezca las directrices a seguir y que tenga claro un modelo de ciudad del siglo XXI, no para una legislatura sino para los próximos veinte años, con un proyecto que nos identifique, nos distinga y nos conecte con la ciudadanía. 

Poner en valor y potenciar la labor de las Agrupaciones Locales de Valencia es una tarea urgente y más teniendo en cuenta su valor estratégico. Estas son en número igual al de Juntas Municipales de  Valencia, precisamente para ser la correa de transmisión entre la ciudadanía y el Partido. Algo no hemos hecho bien porque así no ha ido. No las responsabilizo de los resultados, estos son responsabilidad de quien tenía que coordinar, orientar y marcar la estrategia política, que es la dirección de la comarca.

Un Partido que forme e informe a su gente más y mejor, que desde su sede defienda la acción de nuestros concejales en el gobierno municipal, que conteste a todos los ataques y criticas que se puedan recibir, desde la oposición, así como de los otros grupos que conforman el equipo de gobierno.

Hay que convertir a nuestros concejales, concejalas, asesores y asesoras en agentes permanentes electorales, informando sobre las acciones  presentes y las futuras.

Tenemos la obligación de hacerlo porque necesitamos cohesión, coordinación, presencia y acción permanente, para garantizarnos un buen resultado en 2019 y volver a ser los referentes de la izquierda en Valencia.

Rafa Sanchis

PSPV PSOE

CIUDAD DE VALENCIA