​Reflexión y tranquilidad. Dos conceptos que, en este caso, han de ser homogéneos y deben primar en el PSOE en estos momentos. Sólo así conseguiremos proyectar de nuevo la estrategia del partido hacia el que tiene que ser nuestro objetivo: liderar y ser el garante del futuro de España.

Ahora bien, es evidente que para conseguir esto, todos los militantes y activistas del PSOE debemos repensar las formas y la acción directa que debe acometer nuestro partido. Para eso, debemos ser claros, abandonando criterios y posturas confusas que la sociedad no entiende ni tolera. Esto, en definitiva, es algo que únicamente podemos hacer quienes conformamos el PSOE.

Una acción directa que necesariamente tiene que ser transversal. Por una parte, debemos marcar como objetivo potenciar la acción política en los municipios y dar, pero también reconocer, la importancia que tienen las agrupaciones locales dentro del PSOE pues son las y los militantes de las agrupaciones quienes diariamente entran en contacto directo con los vecinos y con nuestros electores. Esto es fundamental, debemos conseguir que todos los militantes nos sintamos útiles. En mi opinión, hay que hallar la metodología necesaria para lograr este objetivo porque es evidente que, ahora y ante la situación actual, muchos militantes se cuestionan qué función cumplen dentro del PSOE.

Por otra parte, no debemos olvidar el papel que debemos jugar en este momento en sede parlamentaria. Debemos ejercer el liderazgo de la oposición, con orgullo. Debemos creer que tenemos a nuestro alcance conseguir que aquellas políticas que chocan con nuestra visión pueden ser revertidas, porque si queremos y con voluntad, podemos lograrlo.

En definitiva, considero que estas ideas que planteo, nos ayudarían a la hora de trazar la visibilidad que nos podría beneficiar.

Josué Palomares, Portavoz del PSPV-PSOE en Corbera, Ribera Baixa