Después de lo sucedido los últimos días en el PSOE yo creo que es necesaria una profunda reflexión. Cada uno de los militantes tendrá formada su opinión sobre lo acontecido y todos creerán tener razón. Unos pensaran que Pedro debió asumir responsabilidades políticas antes, Otros creemos que lo que ha habido es un claro golpe de estado realizado sin el consentimiento de los militantes y que ha sucedido por que algunos de nuestros dirigentes se creen que son el Partido y no entienden que en realidad el PSOE son sus militantes, todos y cada uno de sus militantes. Pero todos hemos de salir aprendiendo algo, tenemos que hacer un análisis claro y sin rodeos de la actual situación y pensar en el futuro para que no vuelva a suceder y podamos superarlo con unas  ideas muy claras.

Según mi humilde reflexión el PSOE actual tiene una estructura que está caduca para los tiempos que vivimos, estructura que fue muy útil durante los años ochenta o noventa, el siglo pasado, y que no hemos actualizado. Actualmente la globalización y el gran auge de las redes sociales hacen inviable esa estructura.


También ha sucedido por otra realidad, el escaso papel del militante, ya que partimos de una democracia representativa donde el papel del militante se basa en elegir unos delegados dentro de una estructura piramidal, que elegirán a otros pocos y al final un grupo reducido de ellos dirigirán el Partido  durante cuatro años. A poder enmendar con mociones  las ponencias que nos presentan algunos y que muy rara vez son aceptadas por los ponentes, todos ellos nombrados a dedo de entre los dirigentes.


En los últimos años se ha conseguido, y lo hemos visto como un gran avance, siendo como es un derecho de los militantes,  las primarias para elegir al secretario general   abiertas para candidatos, todas controladas férreamente por los “aparatos” y siempre para grandes ciudades, los pequeños municipios no hemos existido.


Mención especial merecen los “APARATOS” de las diferentes estructuras, con la mayor parte de los cuatro años ignorando totalmente a los militantes, creando o imponiendo gestoras, candidatos, etc sin contar con los militantes y sin aportar soluciones reales a los problemas diarios de muchas agrupaciones, con el único pensamiento de ganar el próximo congreso, no en ganar las próximas elecciones.


Este momento debería ser un  gran punto de inflexión para cambiar realmente el funcionamiento del PSOE, para conseguir que los militantes tengan de verdad la palabra y las decisiones y que sean conscientes que somos los verdaderos artífices del PSOE, que participemos,  no sobre algo decidido o casi impuesto, sino elaborando y proponiendo desde la base.


Para conseguirlo lo primero que hemos de hacer es cambiar la estructura y el funcionamiento de las casas del pueblo. Con honrosas excepciones las casas del pueblo se utilizan para ir a una asamblea cada seis meses de forma ordinaria, a la que asisten menos del 30 por cien de los militantes, una asamblea cada cuatro años para elegir delegados, lista de concejales…., donde a toque de pito asisten alrededor del  70 por cien, reunirse cada cierto tiempo la comisión ejecutiva, repartir lotería y poco más.


Por supuesto que ese no debe ser el papel de las casas del pueblo, estas deben  tener un papel dinamizador de la labor del militante, que sea de verdad participe de las decisiones locales, provinciales, etc. Se hablan las diferentes opciones, se aportan nuevas soluciones, se da oportunidad a nuestro votantes a participar de ciertas decisiones (no únicamente cada cuatro años les pedimos el voto), de verdad nos integramos en el tejido asociativo de nuestros pueblos. En definitiva hemos de conseguir que nuestros vecinos y vecinas tengan claro que somos parte de ellos, que nuestra política parte de ellos y se basa en y para las personas.

Hay que abrir nuestras agrupaciones locales a nuestros vecinos y vecinas, a nuestros votantes o posibles votantes. Es  necesario que las ejecutivas locales tengan imaginación para realizar actividades que de verdad les interesen, sobre todo a la juventud. Yo creo que todos tenemos claro que para la juventud el PSOE no “mola”, pero ¿qué ofrecemos para la juventud desde el Partido?, hace tiempo que “no molamos”. ¿Por qué?. ¿Lo que ofrecemos tiene algo que ver con sus intereses?. La respuesta es clara NADA


Otra cuestión seria cambiar la forma de elección de nuestros diferentes órganos, actualmente los elegimos de forma piramidal pero partiendo de la cima hasta la base, primero elegimos al secretario general federal y su ejecutiva y después vamos en cascada hacia abajo siendo fácil que los militantes se vean influenciados por unos u otros dirigentes ya elegidos. Yo pienso que debería ser al contrario, empecemos por la base, la local y vayamos ascendiendo con una mayor participación real de la militancia.


¿A quién elegimos como dirigentes nuestros?, pensemos un poco en “la vida laboral” de nuestros dirigentes provinciales, nacionales o federales. Toda su vida en cargos  institucionales u orgánicos. Han perdido el contacto con la calle, no conocen la realidad. Ningún militante podrá ser cargo orgánico o institucional más de ocho años, y no vale ocho años orgánicos y ocho institucionales. Y por favor cuando los elijamos no pensemos en si nos pueden colocar a hijos, nietos, esposas… pensemos en si son los mejores para el cargo.


A continuación dejo unas cuantas acciones que creo que podrían mejorar el funcionamiento de nuestro Partido.


·         Todos los afiliados somos iguales en derechos y deberes. El PSOE debe ir superando sus hábitos burocráticos y autoritarios de modo que las jerarquías ayuden a crear redes sociales partidarias que no funcionan bajo la orden/control sino compartiendo valores y objetivos.


·         Exigimos el fin del aforamiento

·         Los votantes y militantes han de tener colectivamente un papel definido y satisfactorio en la definición de las políticas, deben tener conciencia de que sus opiniones son tomadas en cuenta.


·         Debemos  convertir las casas del pueblo en lugares donde  ayudemos a nuestros vecinos dando cursos de inglés, de informática, de pintura, ayudando a niños y niñas que necesiten refuerzo, a personas de otras nacionalidades a aprender valenciano o castellano….. Todo realizado por militantes y simpatizantes voluntarios.

·         Las asambleas y grupos de trabajo de nuestro partido, deben recuperar un papel de lugar de aprendizaje colectivo y de acuerdos sobre políticas y actuaciones.


·         Consideramos  necesario que cambie el sentido de elegir a nuestros cuadros de dirigentes. Hemos de elegir primero a los cuadros locales, siguiendo por los comarcales, provinciales, autonómicos y federales, lo que daría un sentido muy diferente a los congresos, y a la participación de los afiliados.


·         Debemos recuperar nuestro contacto con la calle, con nuestros vecinos y vecinas, pues el fin de nuestra política debe ser mejorar su calidad de vida y difícilmente podemos hacerlo sin su opinión directa, sin su contacto. Es necesario que volvamos a integrarnos en el tejido asociativo de nuestros pueblos y ciudades.


·         Todas las ejecutivas (Federal, nacional….) deberán estar compuestas al menos, por un cincuenta por cien de afiliados que  no sean cargos institucionales.

·         Exigimos que en el País Valenciano estén incluidas dentro de la estructura orgánica las comarcas y estén dotadas de contenido, tal y como estaban anteriormente.


·         La contabilidad del Partido debe ser totalmente pública, para ello se publicará y actualizará semestralmente en los medios  web, desde la federal a la local, todas ellas.

·         Se tenderá a ir finalizando con los asesores políticos remunerados por las instituciones.

·         En unos tiempos en que las mayorías absolutas prácticamente se han terminado debemos ahondar en las políticas de coaliciones siempre primando la ideología y no el reparto de puestos.


·         Nos definimos profundamente ecologistas. La defensa de la naturaleza y la lucha contra la contaminación de todo tipo debe estar en nuestros principios.


·         El PSOE es un partido laico y por tanto rechazamos pactos de estado con confesión religiosa alguna, la educación debe ser totalmente aconfesional y rechazamos cualquier privilegio fiscal para cualquier religión. Para conseguirlo los socialistas trabajaremos en todos los niveles de la sociedad, gobierno de estado, comunidades autónomas y ayuntamientos.

 

TODO LO AQUÍ EXPUESTO ES FRUTO DE UNA REFLEXIÓN CON EL ÚNICO OBJETIVO DE NO ABANDONAR UN PARTIDO EN EL QUE ESTOY AFILIADO 34 AÑOS COMO MILITANTE DE BASE Y AL QUE DESEO UN FUTURO EN EL QUE VOLVAMOS A SER UN PARTIDO DE GOBIERNO Y FUNDAMENTAL PARA LAS PERSONAS QUE TANTO HAN CONFIADO EN NOSOTROS.

YO CREO QUE ESE FUTURO EXISTE Y HEMOS DE CONSEGUIRLO PUES, COMO DICE UN BUEN AMIGO, LOS SOCIALISTAS TENEMOS LA CABEZA AL FRENTE, EL CORAZÓN A LA IZQUIERDA Y LA SANGRE ROJA