El vicesecretario y portavoz del PSPV-PSOE exige al líder popular que ”ponga encima de la mesa su ponencia para que sepamos sus propuestas y no nos engañe como hizo Rajoy con su programa electoral”
El vicesecretario y portavoz de la Comisión Ejecutiva del PSPV-PSOE, Francesc Romeu, ha instado hoy al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, a que “ponga encima de la mesa la ponencia del PPCV de cara a su próximo congreso para que sepamos los contenidos y las propuestas, si es que las tiene, y no nos engañe de nuevo como ya hizo Rajoy con la campaña electoral, donde nada de lo que está haciendo estaba recogido en su programa”. Para Romeu, “Fabra está atado de pies y manos por las presiones internas de la gente que, como Barberá y Rus, nunca creyeron en él cuando fue impuesto por Génova”.
Además, tal como apunta el portavoz de los socialistas valencianos, “ahora ni siquiera desde Madrid están dispuestos a dar la cara por él, ya que Rajoy no tiene ninguna intención de venir a ser testigo directo del lío interno que tiene ni de la poca credibilidad que le queda a su Gobierno. Es conciente de la crisis social que ha causado aquí su partido al frente de la Generalitat y sabe que ya no será bien recibido por los valencianos, que se sienten tan engañados como él”. Por eso, Romeu ha insistido en que “en el PP valenciano están más preocupados por esconder su ponencia y sus planes de futuro que en comparecer ante los ciudadanos, como hemos pedido los socialistas, para explicar la situación real de la situación económica y de las medidas tomadas en sectores fundamentales para garantizar el bienestar como la sanidad y la educación”.
En este sentido, Romeu ha pedido de nuevo “que Clemente, que únicamente se dedica a contestar y a atacar a la oposición, explique las líneas políticas que piensan seguir y deje de esconder la verdad voluntad de su partido, como hicieron ya con las 600.000 facturas que aparecieron recientemente en los cajones”.
Del mismo modo, “es momento de que Rajoy de la cara y valide, si es que puede, las políticas llevadas a cabo por un Fabra cada vez más cuestionado por los suyos y, sobre todo, por los valencianos, que no creen en él, en primer lugar porque no lo eligieron para estar al frente de la Generalitat, y porque tampoco ha dado muestras en ningún momento de que velar por su bienestar se encuentre entre sus prioridades”.