Cuando el presidente Carter se preocupa tanto de los derechos humanos parece evidente que en ese acto “derecho”no significa facultad, o atributo, o libre albedrío, sino diestro, o antizurdo, o flanco opuesto al corazón lado derecho en fin.

En consecuencia ¿no sería hora de que iniciáramos una amplia campaña internacional por los izquierdos humanos?

Mario Benedetti