De lo único que tenemos que tener miedo es a tener miedo. La frase la prounció Roosevelt durante su discurso de investidura y fue el inicio de la política del New Deal (El nuevo contrato) que llevó a cabo y sacó a los EEUU del pozo que le había sumido el crack de 1929. Hoy vemos muchas coincidencias con aquella crisis económica de hace casi un siglo.

La crisis económica se ha llevado por delante muchas cosas. Ha destruido presentes y futuros; ha puesto en solfa los logros que dos generaciones de españoles consiguieron gracias a su imaginación y esfuerzo. En el altar de los mercados se queman cosas para las que no hay recambio y ese espectro del miedo también parece haber secado el árbol de la izquierda.

Esta realidad se ha ensañado especialmente con los socialistas que nos hemos quedado desdibujados. Nos ha ocurrido en un momento en que los ciudadanos han perdido la confianza que tenían en nosotros y en el Estado. Así, como hemos podido ver con los movimientos 15-M y Democracia Real Ya, el prestigio de la Política se ha hundido. La crisis económica ha dejado a España más pobre y a los españoles atónitos ante la falta de nuevas respuestas políticas.

El PSOE debe atreverse a lucir sus colores de siempre y hacer frente a las derrotas electorales y la presión de los mercados. Debemos decir que hay otro camino para resolver los problemas. Somos responsables como corresponde a un partido de Gobierno, pero eso no significa que estemos mudos y hay que empezar a hablar con claridad.

El Estado del Bienestar sólo estará en crisis si decimos que lo está. Como socialistas debemos garantizar la Sanidad y la Educación públicas. Es nuestra obligación idear la manera de que el sistema que garantice ambas cosas sea sostenible y eficaz, garantizando la igualdad en todos los sentidos.

Los impuestos son la única vía para redistribuir la riqueza y los socialistas tenemos la responsabilidad histórica de modernizar el obsoleto e injusto sistema español que condena a pagar más al que menos tiene, y no al que más tiene, gana o hereda. Apostemos por una fiscalidad directa que obligue a las grandes fortunas físicas y jurídicas a aportar más. Hay que perseguir los delitos fiscales y financieros. Es urgente acabar con las aportaciones estatales a todas las confesiones religiosas, y revisar la fiscalidad de la Iglesia Católica. Tenemos que poner fin al régimen de privilegio de las SICAV y acabar con los sueldos públicos abusivos. Hay que incorporar una nueva cultura de la corresponsabilidad social, con subvenciones con contraprestaciones. El Estado tiene un patrimonio enorme infrautilizado y mal mantenido que hay que, llegado el caso, vender para reinvertir los beneficios.

La inversión pública es clave y las administraciones deben fomentar infraestructuras productivas e inteligentes que hagan más moderno y competitivo nuestro sector industrial, turístico y agroalimentario. Debemos crear puestos de trabajo de calidad y eso sólo se logrará con una apuesta decidida por las industrias sociales, la creación intelectual, la nueva responsabilidad social empresarial y la investigación científica y tecnológica. No permitamos que ni un solo investigador más se vaya después de ser formado en España.

Ninguna posición política moderna será creíble si no se basa en una nueva relación entre las personas y territorio. El medio no es un solar para especular, sino un espacio de reciprocidad que hace urgente una nueva cultura de respeto. El Medio Ambiente es una solución para nuevas industrias.

Hay que vincular la educación, la formación profesional, el tejido productivo, los centros tecnológicos, universitarios y las administraciones públicas. Sólo nosotros somos capaces de apostar por nuevos modelos empresariales como el cooperativismo e iniciativas para emprendedores en los sectores emergentes como las telecomunicaciones, sin olvidar el impulso público a la internalización de nuestras empresas, destinando a ello las embajadas e institutos públicos.

Es nuestra responsabilidad la modernización de la estructura institucional. Las Fuerzas Armadas, la Casa Real y las empresas públicas deben ser auditadas, con sus balances publicados y de acceso universal. Hay que eliminar el Senado, revisar las Diputaciones Provinciales y los órganos consultivos y fiscalizadores duplicados, buscando su máxima independencia. Las administraciones sirven a los ciudadanos y no al revés: toda aquella institución que no sirva ya para su propósito debe ser renovada o eliminada. Las tecnologías permiten la participación democrática. Debemos implantar las listas abiertas y nuevas formas de elección representativa más allá de los partidos y los sindicatos.

El PSOE es un partido de izquierda y de Gobierno. Con esa idea como brújula tenemos que superar los reveses electorales y no enzarzarnos en peleas internas. Hay que hablar y proponer sin miedo. En nuestro discurso gritar los principios básicos para todo el sistema: laicidad, transparencia, fiscalización, igualdad y más democracia. Siempre sin miedo.

  1. Isidro says:

    Frances,desde la globalización económica e ideológica,es complicado,prácticamente quimérico,realizar ,de facto,políticas valientes,donde el contrato social sea el sustento en la legitimación de las partes.El precario equilibrio entre derechos y garantías,a favor del poder,se incrementa al ritmo que lo hace la desigualdad social.
    No entraré en la tasación de la presunta superioridad moral de los valores del protestantismo calvinista,con los que no comulgo,empero sí considero que el capitalismo no da respuesta a la sociedad post-industrial,la tecnológicamente avanzada,la del conocimiento y la inmediatez informativa,es obsolescencia del sistema.
    En cuanto a nuestro declive,y de la Política en general,es fruto del desgaste por las responsabilidades de Gobierno y,corresponsabilidad en la gobernación del Estado.Hemos connivido con la inicuidad y vendido nuestra alma al mercado.Siento profunda repulsa hacia muchos de nuestros compañeros,que tuvieron responsabilidades de gobierno,y han denigrado la figura del servidor público,para su oprobio y el nuestro.
    A nadie,con una mínima formación, se les escapa,con las redes sociales como terminales sin censura,que se legisla para favorecer a la hidra caciquil,esa que nunca termina de descabezarse,que no entiende de interés general,sino del particular.
    Te pondré dos ejemplos: 1) la Ley de contratos del Sector Público,como bien conoces,habilitada a través de la Cláusula de transformación del art.9.2 CE,que permite a los Poderes Públicos intervenir en la Sociedad y la economía,verdadero coladero para la corrupción,con el abuso patológico de técnicas juridico-privadas,en pro de la pretendida eficiencia .( véase la Teoría de la Huida del Derecho por parte de la Admon.Pca.)
    2) La prerrogativa de gracia que atenta flagrantemente contra la separación de poderes,dejando en manos del Ejecutivo el ius puniendi,y vulnerando el principio de igualdad ante la Ley consagrado en el art,14 CE
    Atentamente
    salu2

  2. Maria Jose Moreno says:

    Hay que hacer grande la positividad de tus palabras si hacemos grande el miedo terminara en derrota, el miedo alimenta a mucha gente con sed de poder. Y hay mucha gente que se acuesta con EL…..gracias Francesc por estar tan despierto.

  3. Mayte Noguera says:

    Los socialistas tenemos otra manera de hacer las cosas y de pensar las cosas. Buen artículo.

  4. David Blay says:

    Un artículo muy acertado. Ofreces alternativa al modelo actual y al mismo tiempo animas a los compañeros. Excelente trabajo.

  5. Manoli Asensi says:

    Muy bueno el artículo, por todo eso es lo que tenemos que luchar, esas cosas son las que nos identifican de verdad como socialistas, y hay que intentar llevarlas a la realidad así podremos volver a ganarnos la confianza de tanta gente desencantada con la clase política.Gracias por ser como eres.

  6. Pasqual pastor says:

    Si la izquierda se deja llevar por los mercados especulativos deja de ser izquierda. Si se olvida de la gente, pierde su color. Todo lo que el estado invirtió , aún a costa de entrar en déficit, fue para quitar miedo y dar esperanza. Todos han olvidado cuando a los ayuntamientos de todos los colores, muchos, al día de hoy ,todavía en manos de los populares abrieron los brazos para recoger los miles de millones que el estado, sabiendo lo que le podía costar ese esfuerzo . Hoy nadie recuerda, todo el beneficio social que aquella acción significó. Francesc el futuro es tuyo y lo sabes. Animo y sin miedo. Carcaixent esta ahí.

  7. Josep Vicent says:

    Excel-ent reflexió i valenta. Sé que la teua veu la durá als espais de debat intern i potser funcione com un despertador d’ànimes adormides..
    Recuperes principis bàsics de l’èsquerra que és un pas en la recuperació l’espai abandonat per la socialdemocràcia de l’estat espanyol i la europea. Hem de tornar a ocupar l’espai polític que ens correspon i que ens identifica. Les desfetes electorals han estat el resultat del desencant, la desafecció, el distanciament perqué les respostes que hem donat no han estat les que esperaven de nosaltres. Ens els últims temps hem afavorit masa als mercats, hem canviat socialisme per polítiques liberals i, senzillament, els que han deixat de sentir-se representats en el nostre discurs ens han retirat la confiança i els que comulgavem amb les idees neoliberals han preferit l’original (PP) a la còpia. Els que en han votat alguna vegada poden tornar a confiar en aquest projecte si els donem raons i fets, sobre tot fets, per a poder-ho fer. El mecanisme del “homet voting” pot funcionar però requereix que tornem a ocupar l’espai que per dret, ideologia i coherència ens correspon. I eixe camí cap al nostrre àmbit natural es fa amb propostes contundents,clares, valentes i SENSE POR, sobre tot. sense por. I la teua reflexió és un primer pas que és com comença tot camí o viatge.

  8. Solo una persona como tu podía exponer tan bien y tan claro, tanta verdad, y señalar el camino correcto de la izquierda. Creo sinceramente que el día que tu también te liberes de tus miedos, seras el Presidente de este País. ¿Pero te dejaran?

    Solo puntualizar que como republicano, y tu también lo eres, la casa real no debería de ser auditada, sino eliminada.

    Sin duda corren tiempos difíciles, donde no hay cabida para los cobardes, son momentos donde las personas se ven obligadas a mostrar su valor y valentía, en su día a día para poder subsistir, y en la política no iba a ser menos.

    Enfrentarse a esta crisis, requerirá de mucho valor, pienso que muchos desde la ciudadanía, los movimientos sociales y la política lo tenemos, pero pocos o ninguno, tendrán la capacidad de usarlo con eficacia como lo puedes hacer tu de forma innata. Puedes ser la herramienta, o el arma, perfecta. Solo dependerá de ti y tus próximas decisiones.

    Valor, salud y República !! Francesc, ese es el camino.

  9. de esta o te echan o te hacen candidato a presidente de gobierno, y en este partdo de nuestros amores y de nuestros dolores, suelen hacer lo primero. pero si no hay qu tener miedo al miedo, adelante con los faroles, a un mala siempre nos quedara la voz, que esa de momento no se la pueden quedar.

    • Lo importante es la sociedad y los principios. Creo que es momento de decir alto y claro lo que pensamos para provocar cambios y recuperar la confianza! Muchas gracias FR

Comments are closed.