Os dejo hoy lunes la reflexión de la compañera Carmen Sánchez de Bigastro (Alicante) que también es miembro de la Ejecutiva provincial de Alicante del PSPV-PSOE. MOMENTOS DECISIVOS

20131013-122156.jpgSi tuviéramos la ocurrencia de salir a la calle y preguntar a los ciudadanos qué esperan de la próxima Conferencia Política en el mes de noviembre, probablemente, obtendríamos como resultado el desconocimiento cuando no la irrelevancia y el desprecio de un número importante de españoles y españolas, afiliados y simpatizantes del PSOE incluidos, hacia una herramienta orgánica cuyas conclusiones son básicas para un partido que aspira a gobernar en un cierto plazo de tiempo.

​Pero si, además, continuáramos recogiendo la opinión de la sociedad respecto a la situación actual de crisis nos encontraríamos con que, a un gran número importante de personas, les importa muy poco el rumbo ideológico que tome su país. El mantra a repetir, machacado por la derecha y sus grupos mediáticos, se resumiría en “crear trabajo sea como sea, sin importar nada más” en una carrera desenfrenada hacia el neoliberalismo más despiadado.

​Nada de lo que he dicho en los dos párrafos anteriores constituye una novedad, ni es necesario elaborar sesudos estudios para darse cuenta de ello. Sí son, en mi opinión, realidades que obligan a considerar la próxima Conferencia Política como un momento de vital importancia para la historia y el futuro del PSOE y, en consecuencia, de España. Porque corresponde a los socialistas vertebrar una alternativa para nuestro país desde la izquierda, llena de nuestras ideas, y al mismo tiempo con el necesario pragmatismo para no proponer utopías irrealizables; porque frente al todo vale de la derecha, el PSOE ha de abanderar una visión ética de la sociedad y de la política que lleve, en primer lugar, a desprendernos de actitudes y actuaciones propias de un partido fosilizado y alejado de la realidad y, seguidamente, proponer un modelo diferente al conjunto de la sociedad.

​Esta Conferencia Política es la ocasión para mostrar un partido que trabaja de forma transversal y no desde arriba, desde unas élites que no saben lo que le cuesta a un trabajador o a un parado llegar a fin de mes; es la oportunidad de estructurar una respuesta contundente y eficaz a la actuación de la derecha que arrasa el Estado del Bienestar. Pero, en definitiva, la Conferencia Política de noviembre es la circunstancia perfecta para que el PSOE demuestre que es un partido atento a las demandas de la sociedad, una organización verdaderamente transparente en su quehacer diario y la única apuesta posible para un futuro mejor en España. Ciertamente, son grandes retos pero nunca se ha distinguido el PSOE por arrugarse en momentos difíciles de la historia de España y éste, cuando la sociedad recela de los partidos políticos mayoritarios por sus propios errores y corrupciones, es uno de ellos. De nosotros depende articular y recoger la voz de la gente de la calle o mantener un statu quo que sólo conducirá a la decadencia.

20131013-122449.jpg

20131013-122459.jpg