El Tribunal Superior de Madrid ha tumbado los plantes de privatización de la sanidad pública del Gobierno del PP en esa comunidad.

Fabra debe empezar a revertir al sistema público de sanidad lo que ha privatizado en la Comunitat Valenciana y que, en algunos casos como la zona de La Marina, lo está exigiendo la inmensa mayoría de la población, incluidos los ayuntamientos del PP.

El PP debería empezar ya un proceso ordenado de reversión, que no hace falta que esperen a cuando llegue el PSPV-PSOE al Gobierno.

Y por supuesto que en cualquier caso no se les ocurra ampliar el proceso de privatización iniciado en la Comunitat.

La comunidad con mayor privatización en la sanidad pública de España es nuestra autonomía y los únicos datos objetivos con que se cuenta, los de la Sindicatura de Cuentas, como en el caso de las resonancias, se ve que es manifiestamente más ineficiente.

Cuesta más dinero a los valencianos tener la sanidad privada que si fuera pública.

El Consell debe explicar en Les Corts cómo se ha gestionado todo este proceso de privatización porque todos los datos que se dan en ningún caso están contrastados, como es el hecho de que se diga que La Ribera está funcionando de una manera más eficiente pero la realidad es que jamás se han enseñado o verificado los datos.

Para los socialistas la sanidad no es un negocio. Puede haber sanidad privada y debe haber una sanidad pública de calidad y universal.

20140129-123204.jpg

20140129-123216.jpg