Los socialistas valencianos plantearemos iniciativas en el Congreso y en el Senado para que se bajen los costes energéticos para la industria cerámica, para que no se produzca un ataque contra la competitividad.

Es necesaria una segunda generación de políticas industriales con una mayor cultura de favorecer la industria valenciana.

El sector de la cerámica es un sector fundamental para la economía valenciana ya que genera 15.000 empleos directos y muchos otros indirectos.

Sin embargo, el Gobierno de España y la Generalitat Valenciana no están haciendo nada para mejorar su posición ni en los mercados internacionales ni en sus propias expectativas de competitividad.

La política industrial del Gobierno de España no existe y todas las acciones que se están realizando por parte de Soria y Rajoy van en contra de la competitividad de la industria cerámica, sobre todo en el factor energético que durante estos años ha significado un aumento considerable de costes para la industria.

La industria valenciana en los últimos años ha perdido muchísimo espacio competitivo. Ha pasado de significar el 20% del PIB a disminuir hasta el 13%.

Un país que quiera mirar al futuro, socialmente avanzado, tiene que ser con un anclaje industrial importante.

Los socialistas planteamos una política industrial desde el Gobierno de la Generalitat que atienda el interés general de los sectores productivos valencianos en tres factores fundamentales: ayudar a producir bien con innovación, desarrollo e investigación; ayudarles a vender mejor en la internacionalización; y facilitarles el crédito.

Proponemos que el acceso al crédito se realice a través de un instrumento financiero de la Generalitat, el Banco Público de la Generalitat, dirigido única y exclusivamente a la inversión de las industrias, de las empresas, que son los factores de desarrollo de un país.

20140128-134106.jpg

20140128-134116.jpg