UN NUEVO EJEMPLO DE NUEVO TIEMPO

En este proceso de primarias a la secretaria general del PSOE, las y los socialistas hemos dado, de nuevo, un ejemplo a españa y a Europa de democratización de las estructuras políticas y de una nueva forma de entender la militancia y la participación política.

Agradecido, como todas y todos los compañeros, a los tres candidatos que han puesto su empeño, trabajo e ilusión en la dinamización del partido y felicitar a Pedro Sánchez, que desde el momento en que sea proclamado, será reconocido por todos como el secretario general de todos y cada uno de los militantes.
socialistas españoles.

Las y los socialistas valencianos, junto a los de las Islas Baleares, ya ejercimos el liderazgo de la democratización. De esos procesos salieron candidatos fuertes y sólidos, que nadie cuestiona, a las elecciones autonómicas que cuentan con todo el apoyo, respaldo y valoración del partido, como no podía ser de otra manera.

Los resultados de estas elecciones primarias evidencian un partido más vivo que nunca dentro y fuera de la organización, donde el esfuerzo de todos será fundamental para recuperar nuestro espacio político, nuestro electorado y las instituciones.

Es un nuevo tiempo donde todos nos miran, donde somos ejemplo, una vez más, del cambio de ciclo político que la gente espera y reivindica.

En el PSOE no sobra nadie, más bien nos faltan muchos activos y votos. Pero para conseguirlo, es necesaria la complicidad, el respeto y el reparto de papeles dentro de la organización para trasladar la imagen de un partido fuerte, de convicciones y de valores propios de izquierda política que ha de adaptar al siglo XXI. Respetarnos dentro, nos hará fuertes y creíbles hacia fuera, porque “la palabra es el hombre” y eso no sólo tiene que ser una frase más.

Recuerdo, pues, las palabras de Pedro Sánchez y espero que se refuerce la unidad del partido desde la pluralidad y la complicidad de todos y cada uno de los que estamos cada día aportando nuestro granito de arena a conseguir que las Instituciones vuelvan a ser gestionadas por las y los socialistas comprometidos, trabajadores y defensores a pie de calle de nuestros valores y forma de entender la sociedad.

Estoy orgulloso de mi partido y sus militantes. Un partido que no es patrimonio de nadie, más que de sus afiliados y de sus electores. Mi partido es fuerte, y más lo será si sabemos compartirlo con estructuras sólidas, complicidad y una guía sólida que cuente con todo el mundo, que haga partícipes a todos: porque el último interés que nos tiene que mover es el de recuperar las instituciones políticas que ayuden a transformar la sociedad desde nuestros valores y así poner punto final al agotado e irrespirable ciclo del PP que ha ejercido la mentira y el tarcherismo mas rancio vestido de corrupción y manipulación.

Gracias a todos y a todas por una nueva lección de democracia al mundo!

20140714-163730-59850627.jpg

20140714-163730-59850921.jpg