Buenos días, compañeros y compañeras:

El resultado de las pasadas elecciones generales ha dado para muchas lecturas e interpretaciones, en función de quien habla. Pero sinceramente, y al margen de números, pienso que la sociedad española está esperando que el Partido Socialista cierre filas y vuelva a ser ese partido en el que millones de españoles pueden confiar.

Al margen de valoraciones personales o interesadas, que sólo aportan ruido mediático, lo cierto es que el Partido Socialista debe demostrar su responsabilidad con la sociedad española y estar a la altura de la circunstancias políticas, sociales y económicas, porque no podemos olvidar que 5 millones y medio de votantes nos han dicho claramente: “aún no estáis para gobernar, pero seguimos esperando a que seáis un partido fuerte, unido y que aportemos soluciones y respuestas”. Respuestas y un mensaje claro, nítido de socialdemocracia moderna, único para todo el territorio español y que ofrezcamos garantía, perspectivas y, sobre todo, esperanzas.

Todos los que formamos parte de este partido, del Partido Socialista, debemos asumir nuestra responsabilidad y estar por encima de los intereses personales o de cada Federación. Y, por eso, no entiendo ni entenderé el papel de los llamados “barones” porque, que yo sepa, esta figura no se recoge en ninguna parte de nuestros Estatutos y lo único que aportan es una imagen de división, de múltiples opiniones y da la imagen de poca acción ejecutiva de la dirección federal. 

Por lo que respecta a la Comunidad Valenciana, el Partido Socialista está gobernando la Generalitat con Compromís desde hace un año. Sin embargo, el hecho de ostentar la presidencia y varias Consellerias, no ha hecho que se mejoraran los resultados electorales el pasado día 26 de junio, sino más bien al contrario. Por eso, tenemos que tener claras nuestras estrategias para el año 2019 y tener siempre presente que cuatro años de gobierno no pueden acabar con 137 años de historia de nuestro Partido.

Es lógico que haya cooperación entre dos partidos que están gobernando juntos y otro, Podemos, que desde dentro y desde fuera marean a la opinión pública y a nuestro rédito político. Pero cooperar no es mestizaje, no es sumisión,  no es falta de estrategia, no es falta de presencia pública, no es estar de comparsa a expensas de nadie que no sean nuestras propias directrices y nuestra lógica ambición de liderar la izquierda valenciana. 

El Partido Socialista debe recuperar el liderazgo en la Comunidad Valenciana y volver a ser la fuerza que aportaba al PSOE social y electoralmente. Por eso urge, aquí y allí, una mayor y mejor presencia, pero también ser los impulsores y abanderados de las medidas que la ciudadanía espera de nosotros desde la acción institucional.

Por eso es necesario y muy importante  hacer una buena labor desde el gobierno y que se nos reconozca y valore social y electoralmente. Pero también es urgente dinamizar el Partido, tenerlo vivo, con estrategias y directrices claras para empezar desde ya, (y ya vamos haciendo tarde) a ganar el futuro. Este es y debe ser el papel del secretario general del PSPV-PSOE: generar un partido activo que lidere la sociedad valenciana y aporte como antes a la fuerza electoral del conjunto del PSOE en España. Una estrategia permanente en todos los ámbitos territoriales a corto, medio y largo plazo. Y eso hoy, en la Comunidad Valenciana, no se ve.

Nuestra obligación como socialistas es contribuir a un debate constructivo que vuelva a poner a la socialdemocracia española y europea en la agenda, en el pensamiento y las esperanzas de la gente, de manera que las y los ciudadanos nos vuelvan a ver como una apuesta seria, de futuro y con garantías. Y ese debate es urgente en el próximo Congreso del Partido.

No se trata de reconstruir. Que yo sepa este partido no esta destruido teniendo 5,4 millones de votos. Se trata de repensarlo, fortalecerlo y concretar con claridad quiénes somos, cómo somos y cómo volver a ser el verdadero partido que la gente necesita y espera. Porque somos y seremos el partido que más se parece a la sociedad española y hoy, mañana y pasado mañana tenemos la obligación moral y política de repensar, trabajar desde la unidad y aparecer como lo que siempre hemos sido: el Partido de futuro, de la libertad y la igualdad, la vanguardia y la provocación, la innovación y el talento. El partido de la gente en el siglo XXI.

Momento de estar a la altura de las exigencias sociales, económicas y políticas. Momento de trabajar y demostrar que estamos y estaremos unidos, con fuerza y con las garantías de siempre. 

Trabajemos para que nuestro partido sea el referente que fue , trabajemos para que el PSOE que movilizaba a la clase trabajadora, a los estudiantes, a las clases medias  y vuelva a a movilizar a esos ciudadanos que estan esperando una respuesta a las políticas neoliberales y a los populismos simples de otras formaciones. Hemos sido motor de progreso y debemos seguir siéndolo, no por nosotros ni por nuestros militantes, sino por la sociedad que nos lo reclama y nos espera.

Muchas gracias, compañeros y compañeras y a trabajar pensando en el PSOE.