El impuesto a la banca se ha convertido en el tema del momento en el sector. Hacienda está en fase de análisis con la intención de avanzar en la propuesta socialista, según la ministra María Jesús Montero. Los técnicos de Gestha calculan una capacidad recaudatoria cercana a los 2.000 millones de euros anuales con los parámetros de Reino Unido.

L’impost a la banca s’ha convertit en el tema del moment en el sector. Hisenda està en fase d’anàlisi amb la intenció d’avançar en la proposta socialista, segons la ministra María Jesús Montero. Els tècnics de Gestha calculen una capacitat recaptatòria propera als 2.000 milions d’euros anuals amb els paràmetres de Regne Unit.

No es casualidad el uso de este país como modelo, ya que es de los pocos ejemplos de Estado en el que hay un tributo especial para el sector financiero. La propia ministra de Hacienda y Administraciones Públicas admitió la semana pasada en una entrevista en la Cadena SER que se está “trabajando en un impuesto que es bastante novedoso, porque no hay tantas referencias en el entorno europeo”.

El impuesto extraordinario sobre la banca partió de una propuesta de Pedro Sánchez en enero, que después desarrolló el equipo económico de Manuel Escudero en Ferraz. La justificación recayó en que para la estabilidad económica es “imprescindible” que el sector financiero realice una mayor aportación fiscal y que se “desincentiven conductas excesivamente arriesgadas”. Asimismo, se podrán “socializar recursos”. En definitiva, exponía el PSOE antes de volver a Moncloa, “un seguro frente a un riesgo sistémico, similar al que se ha establecido en el Reino Unido”.

Estas cantidades, cerca de los 2.000 millones de euros, son incluso superiores a las que se habían barajado en un primer momento. Durante los últimos meses, el sector contaba con un incremento de la presión fiscal de entre 800 millones y 1.000 millones, aunque todo el mundo da por hecho que si la propuesta ve la luz incorporará una aplicación gradual. En cualquier caso, los bancos de inversión no se ponen de acuerdo en el impacto, con estimaciones que van desde el 3% hasta el 10% del beneficio neto de las entidades. No en vano, Sánchez propuso un impuesto sin determinar su alcance. Además, también habló de otro impuesto sobre transacciones financieras, la famosa y poco usada tasa Tobin.

https://www.elconfidencial.com/empresas/2018-07-09/impuesto-banca-hacienda-2000millones-reino-unido_1589200/?utm_campaign=BotoneraWebapp&utm_source=twitter&utm_medium=social

Deja tu opinión

Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso