Tras su primera publicación en 2013 “HASTA AQUÍ HEMOS LLEGADO. Propuestas para cambiar la realidad”, el abogado, escritor y político valenciano, Francesc Romeu (exdiputado nacional 2000-2004) publica su segundo libro con Letrame, Grupo Editorial.


CONTRA LA OSCURIDAD. Prepararnos para saber decidir en libertad” es un ensayo entre la filosofía, la historia y la política, una crítica contra la obsesión de los poderes políticos, económicos y religiosos por tener sometido al individuo, haciéndolo creer que tiene capacidad de elección en libertad cuando realmente vive subordinado sin saberlo.

Sobre la base de la teoría freudiana de la estructura de la mente, Romeu analiza cómo los poderes políticos, económicos y religiosos intentan que los deseos del individuo y las imposiciones morales y la obligaciones sociales se acerquen tanto que acaban adormeciendo o anulando al yo guardián, que es el que realmente debe decidir. Someter al “yo consciente”, es controlarlo. Romeu considera que “el mérito del ejercicio del poder es que la persona se sienta libre cuando realmente está llena de cadenas sociales y morales, de prejuicios impuestos que no le permiten su desarrollo intelectual integral para su verdadera libertad”.

Hacer frente a los miedos, al martirio físico e intelectual, a la muerte corporal y a la social, a la exclusión; ser capaces de llevar a cabo una auténtica revolución del conocimiento que haga que el individuo luche contra la oscuridad que le imponen los intereses de los diferentes poderes.

Según Romeu “para encontrar la luz, es necesaria una nueva manera de entender la educación que permita a toda persona un desarrollo personal e intelectual y una auténtica libertad fuera de miedos y amenazas permanentes que la mantienen controlada y sometida”.

En este ensayo, y con el soporte bibliográfico, las reflexiones y textos de varios autores y pensadores de todos los tiempos, Francesc Romeu analiza y desarrolla diferentes sistemas sociales y modelos de Estado que permiten una reflexión histórica y que demuestran cómo siempre ha sido la educación, o la falta de ella, el mejor mecanismo de control del ser humano.

Romeu considera que “la gestión de la ignorancia y la manipulación de los miedos son desarrolladas por todos los sistemas políticos e ideologías, con diferente intensidad y maneras, para estructurar la sociedad. La librertad es una mentira impuesta si la persona no tiene capacidad real de tener todos los elementos para su decisión: someter es mucho más facil que potenciar intelectualmente a las personas” y, como demuestra la historia y analiza ampliamente el autor, especialmente a las mujeres.

Como indica Chomin Alonso en el prólogo: “Buscar la luz que diluya el cansancio de esta sociedad y permita alcanzar un progreso sostenible es su empeño, y esta luz, no puede ser otra que la Educación, lo que, en boca de un político, se convierte en una consigna: la revolución del conocimiento. Este es el valor tras el cual la sociedad ha de salir a la calle y buscar la superación a través de la estimulación intelectual. Así de sencillo y complejo a la vez”.

Romeu defiende “la necesidad de desarrollar el potencial cultural e intelectual de toda la ciudadanía para fomentar el librepensamiento, la creatividad, la imaginación y la crítica analítica, para valorar y actuar con conciencia propia y libertad real”. Y, tras su reflexión propia y personal, finaliza propositivamente con iniciativas políticas para reformar el sistema educativo y “ayudar a la revolución intelectual y del conocimiento para conseguir la auténtica libertad”.